miércoles, 23 de abril de 2014

Tiglit

En la anterior entrada dejábamos a Michel Vieuchange travestido entrando camino de Tiglit. Allí se quedó durante algo más de una semana escondido en una habitación de la casa de un familiar de uno de sus "escoltas". En el diario se puede seguir como poco a poco va perdiendo la cabeza, el dolor en el pie le está matando y un par de veces nos cuenta el pus que tiene que sacarse del mismo... Sin embargo, sus ganas por viajar a Smara le mantienen despierto. En una ocasión intenta negociar con un sheij del pueblo que le facilite escoltas para llegar a la ciudad de Ma' el Ainin, para ello le ofrece una importante cantidad de dinero que le sería pagada a través de su hermano. La respuesta del sheij es significativa, le dice que tiene suficientes cabras para vivir bien, que no necesita ese dinero y que no desea que ningún extranjero llegue a Smara.

A un lado de la frontera colonial ese dinero podía ser muy util, pero al otro podía dejar de tener tanta eficacia. Me parece muy interesante esa relación entre capitalismo y colonialismo, una relación que va más allá de la necesidad de materias primas o mano de obra coloniales, se trata de una relación que, instaurando unas nuevas relaciones políticas se consiguen nuevos sujetos. Da igual que en muchas colonias el saldo económico podía ser negativo para la metrópolis, loimportante es que se integraba a las personas en el capitalismo. Debemos ser conscientes de que el "mercado" no es natural, este necesita unos sujetos que deseen de una forma determinada, que se relacionen en un contexto determinado, el término en inglés es "to embody". La necesidad de un trabajo asalariado, de acceder a bienes a través del mercado, de poder acumular y gastar conforme a cierta lógica... hasta que Tiglit no sea conquistado por el ejercito español (pocos años después), este sheij no aprenderá a necesitar ese dinero.

Durante el colonialismo el papel primordial de este "enseñar a comportarse" lo detendrá el estado. Así, yendo a mi tema favorito, podemos ver la preocupación de Sección Femenina por enseñar "economía para el hogar" y por la "capacitación laboral". Había que "crear necesidades" entre las saharauis para que maduraran, el discurso de la modernización va en este sentido. En el estado franquista esta capacitación estaba generizada siguiendo ciertasa normas que asignaban a los hombres ciertas areas y a las mujeres otras. Los cursos serán de cocina, puericultoras, limpieza o enfermería... Se buscaba crear un tipo de mujer (saharaui) que, entre otras cosas, estaba inserta en el capitalismo.

Pero, por diversas razones, la legitimidad del estado para desarrollar esa tarea se va perdiendo desde finales de los años 50... ¿Os he contado que tengo un nuevo compañero de piso? Se llama Go, es Japonés y estudia "Social Bussines". Estabo trabajando para Danone durante dos años en su división de microcréditos. Sí, Danone está metido en eso también... En Bangladesh. Me comentaba que la empresa hace eso porque es una forma de que la gente de Bangladesh aprenda a utilizar el dinero de forma coherente. Haciendo pequeños préstamos a pequeños grupos consigues que se responsabilicen en devolverlo y aprendan como funcionan los negocios.Danone limpia su cara y consigue que la gente aprenda a necesitar comprar yogures. Los estados ya no tienen la misma legitimidad para desarrollar esa función, ahora la tienen las empresas, que necesitan crear una base de consumidores (gente que necesite, pueda y sepa consumir) a lo largo y ancho del mundo.